Nuna Mishi

Este escrito se realizó en base a referencias de Eusebio Cortez Conde en la Monografía de la Provincia de Huaylas, publicada en 1946.

En la época del virreinato español, en el hoy conocido distrito Santo Toribio, habitaba Juan Betanzos Morales o “Rupepa Ñahuin de las Caletas Fuertes”.

Rupepa, que fue educado en un colegio de indios nobles de Lima, era cacique de esa zona y fiel creyente católico. Por error ajeno solo faltó a una misa en su vida y que es origen de esta leyenda.

El sacerdote español del tambo adelantó la hora de la misa con el objetivo de castigar al buen Juan Betanzos, por su impuntualidad ordenó excomulgarlo y azotarlo en la plaza.

La maldición

En venganza a ese cruel acto del sacerdote, el cielo arremetió con dos días seguidos de lluvia intensa, inundando minas y destruyendo caminos en toda el área.

La terrible lluvia también despertó al Nuna Mishi, monstruo que es mitad gato y mitad hombre, creación o hijo del Ichic Ollco.

Jacinta, hija de Betanzos y que ya era prometida con el chapetón Félix Acosta, concibió a una niña que de inmediato fue poseída por el Nuna Mishi otorgándole su apariencia.

La tragedia

El cacique Juan, atormentado por la maldición, llamó a los varones más antiguos de su familia a un cabildo que votó por bautizar a la recién nacida y de inmediato arrojarla a la represa Carhuacocha.

A pesar del enorme cargo de conciencia, el fiel católico excomulgado Juan Betanzos Morales dejó flotando a la niña en la represa, esperando que su ajuar y abrigo, al mojarse, ahoguen a su nieta.

Esa noche, Juan despertó a causa de las pesadillas que lo mortificaban y sobre todo una voz misteriosa que le decía:

  • ¡Asesino! Vete a la represa, saca el bulto pues aún vive. ¡Salva tu pobre alma!

Así, tomo en silencio su caballo y se dirigió a Carhuacocha. Al llegar vio que su nieta aún flotaba y seguía viva.

Mientras meditaba qué hacer y sin bajar del caballo, de un bolso que iba colgado a un lado de él, salió el Nuna Mishi e hizo asustar tanto al animal que lanzó a Juan a la represa.

Así, abuelo y nieta murieron, víctimas del odio de un cura español y la maldición que produjo en esa familia.

Notas del segmento Mitos y Leyendas:
  • Sólo aceptaremos los comentarios que tengan relación con el contenido de la publicación. No están permitidas las agresiones verbales, ni opiniones que inciten conflictos o acciones violentas.
  • Si deseas agregar o corregir algún dato de este texto, contáctanos.

Apoya este proyecto para más y mejor contenido cultural.

Resalta y difunde cultura.