Paullu: el inca españolizado

La gran nación Huaylas o Atun Huaylas fue uno de los ejes del imperio incaico, los incas tenían mucha presencia en sus territorios por ser un lugar altamente estratégico.

Esa importancia territorial llevó al inca Huayna Cápac a tomar como esposas a Contarhuacho y Añas Colque quién sería madre de Paullu Túpac Inca, el controvertido primer inca españolizado del virreinato.

Su nacimiento es aún un enigma, algunos historiadores creen que nació en el centro de Hurin Huaylas (Huaraz) y otros entre Cusco y Yucay (provincia Urubamba).

Lo cierto es que Paullu participó políticamente junto a los conquistadores españoles en el Perú, gracias a ser el hijo secundario más considerado en el imperio.

Cristóbal o Paullu Inca

Todas sus acciones le dieron el derecho  de ser bautizado en el año 1543, recibiendo el nombre de Cristóbal Inca.

 Junto a él su esposa Mama Tocto Ussica y su madre Añas Colque fueron bautizadas como Catalina Ussica y Juana Colque respectivamente.

El padrino de su bautizo fue Cristóbal Vaca de Castro, un importante magistrado del reino español.

Las estrategias de Puallu: el más admirado y odiado del reino español

Antes de la guerra civil entre Huáscar y Atahualpa, Paullu ya tenía presencia jerárquica militar y es donde mostró sus primeras acciones estratégicas en beneficio propio.

En la guerra civil decidió apoyar a Huáscar y fue parte de su derrota, buscó refugio cerca al lago Titicaca hasta la llegada de los españoles al Cusco.

Durante los años de ocupación fue leal servidor de Diego de Almagro “El Viejo”, el reino español lo consideró un buen amigo por informar sobre ataques que planeaban las fuerzas incas.

Diversos cronistas escribieron sobre la ayuda que prestaba en cada pueblo, era el que gestaba recibimientos con alimentos y tesoros.

Fue Paullu Inca quien informó a Almagro, mientras retornaba de su fallida expedición a tierras chilenas, que Hernando Pizarro (hermano de Francisco) había tomado la gobernación de Cusco. Información que motivó un enfrentamiento entre españoles en abril de 1537.

Esa maniobra llevó al hijo secundario del imperio incaico a ser considerado un inca, portar la Mascaipacha Imperial, el palacio de Colcampata, palacio de Huáscar y otras tierras más.

El título otorgado a Paullu permitió hispanizar y cristianizar la zona más alta del Tahuantinsuyo.

Su riqueza:

Algunas referencias indican que Paullu reclamó el motín que Francisco Pizarro obtuvo en la conquista: indios y tierras en Arequipa, Copacabana y Jaquijagana.

Su riqueza y fama creció tanto que el 1545 obtuvo su propio escudo de armas, eso lo llevó a conocer equitación, vestir indumentaria española, firmar e instruirse en la fe cristiana.

Después de todos esos beneficios como español, gracias a las encomiendas de Almagro, Cristobal Inca migró su apoyo a los hermanos Pizarro.

Ambos hermanos buscaban venganza por las derrotas sufridas por los almagristas. Para tal fin, Paullu dispuso más de 6000 soldados, demostrando su poder y liderazgo en Cusco.

Sus acciones lo llevaron a la muerte:

A pesar de esa traición, cuando llegó el contraataque de almagristas y la asunción de Diego de Almagro “El Mozo” a la gobernación del Perú, hay quienes aseguran que Paullu o Cristóbal ayudó en esa gesta.

Recordando así el compromiso con su padrino español Vaca de Castro, figura importante en la ocupación política militar y que alcanzó la Gobernación de Lima.

Su participación y movimientos esquivos no terminaron ahí. El virrey  Blasco de Núñez de Vela llegó al Perú y apresó a Cristóbal Vaca de Castro y designó a Gonzalo Pizarro como gobernador de Cusco.

Aun así dio órdenes especiales para seguir favoreciendo a Paullu por los servicios prestados a la corona española. Es decir, volvió a abandonar el bando de la familia Almagro.

Paullu sobrevivió en el tiempo y las dificultades de todo nativo peruano hasta 1549, cuando enfermó y murió repentinamente.

Fue enterrado en la iglesia San Cristóbal del Cusco con ritos cristianos, también recibió todos los honores incas por ser el último hijo vivo de Huayna Cápac. Fue despedido con mucho respeto y dolor.

Así culminó la vida del último inca de linaje huaylino y del gran imperio incaico.

Notas del segmento Personajes:
  • Sólo aceptaremos los comentarios que tengan relación con el contenido de la publicación. No están permitidas las agresiones verbales, ni opiniones que inciten conflictos o acciones violentas.
  • Si deseas agregar o corregir algún dato de este personaje ilustre, contáctanos.
  • Este artículo forma parte del proyecto Adopta Cultura. Aún no tiene adoptante.

Resalta y difunde cultura.